Un laboratorio universitario de EEUU lucha contra los ataques phishing

Un laboratorio universitario de Estados Unidos trabaja para crear programas con los que detener crímenes que se producen en la red y hacerla más segura. Los investigadores aseguran que robar dinero nunca fue tan fácil desde que se empezó a hacer por Internet.

El Laboratorio de Investigación de Crímenes Electrónicos, de la Universidad de Florida, se creó hace tres años y, desde entonces, se dedica a realizar tecnología para luchar contra ataques como el robo de datos personales, que causa el hurto de dinero de tarjetas de crédito y cuentas bancarias.

Los investigadores señalan que este tipo de delitos sigue en aumento por las facilidades que proporciona Internet a los atacantes, que pueden actuar a distancia y sin dejar huellas.

Sudhir Aggarwal, el director de este centro, llamado ‘E-Crimes Lab’, afirma que “con una conexión a Internet alguien puede actuar desde cualquier lugar del planeta, sin usar su propio nombre, ni dirección, ni nada” y añade que “contra los crímenes electrónicos no hay reglas, Internet es el lejano Oeste…Nosotros intentamos desarrollar herramientas de software que puedan ayudar a los organismos de seguridad a investigar”.

El laboratorio ha realizado dos sistemas diversos de software para determinar la identidad de los delincuentes que realizan sus ataques ocultos en la red. Ahora están trabajando en un mecanismo más eficaz que los filtros de spam para salvaguardar a Internet de estos ataques.

Aggarwal señala que “estos ya no son los crímenes del futuro, son los crímenes del presente, desafortunadamente” y cree que “los crímenes electrónicos seguirán creciendo hasta que encontremos al menos una manera de mitigarlos y un sistema en Internet que pueda detenerlos”.

En cuanto a los dos programas creados por el laboratorio, uno es el llamado “Sin Máscara” (Unmask), el cual posibilita determinar desde que sitio salió un correo electrónico fraudulento que tiene el objetivo de realizar ataques phishing.

Su otro software es un quiebra-password (‘Password Breaker’), el cual da la posibilidad de que agencias policiales y de seguridad, que estén llevando a cabo una investigación, consigan tener acceso a datos protegidos. El programa descubre las contraseñas y su grado de efectividad es alto porque, según Aggarwal, “la gente no crea realmente buenas contraseñas, sobre todo porque no puede recordarlas”.

El laboratorio cuenta con una media de siete estudiantes por año para la realización de los proyectos. Obtiene financiación por parte de Instituto Nacional de Justicia (NIJ) y coopera con el Departamento de Justicia de Florida y con el Centro estadounidense de Crímenes de Cuello Blanco (NWCCC).

E-Crimes Lab, Laboratorio de Investigación de Crímenes Electrónicos, phishing, Universidad de Florida, Unmask, ‘Password Breaker’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *